Talento Sénior

La EPA lo confirma: los mayores de 45 años están en peligro de extinción laboral

22/05/2019

El paro es un tema que nos preocupa a todos. La tasa de desempleo es un problema social que viene haciendo mella en nuestro país.

La edad es un factor de riesgo al que deben hacer frente las españolas y los españoles que se encuentran fuera y dentro del mercado laboral. En el caso de los mayores de 45 años en búsqueda de empleo, además de sentir que su vida laboral ha terminado, se encuentran desesperanzados a la hora de presentarse a un proceso de selección por miedo a no ser elegidos por su edad.
Las empresas tienen prejuicios al realizar contrataciones de talento sénior, algunos de los más significativos puedes descubrirlos aquí.

Tener talento y ser sénior pesa como una mochila llena de ladrillos siendo difícil construir un futuro alentador.

El mercado laboral ha sufrido una gran transformación donde los sueldos no son tan altos como en periodos anteriores a la crisis. Los contratos que ofrecen muchas veces son temporales y la idea de encontrar un trabajo para toda la vida es impensable.

Por otra parte, la nueva revolución tecnológica ha transformado las empresas y la sociedad y los séniors han sufrido directamente las consecuencias. La digitalización de los puestos de trabajo y las nuevas competencias demandadas por parte de las empresas, han reducido sus posibilidades de conseguir un empleo.

Con esta situación, los mayores de 45 años son los más vulnerables del mercado laboral. No lo decimos nosotros, lo demuestran los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El número actual de parados asciende a 3.354.200 en el primer trimestre de 2019. Esto supone una subida del 0,25% si lo comparamos con los datos que teníamos de cuarto trimestre de 2018 (3.304.300 desempleados). Los parados representan a día de hoy el 14,70% de la población activa de nuestro país. Si analizamos el desempleo por comunidades autónomas, la situación se mantiene prácticamente igual.

Las 5 comunidades que cuentan con una tasa más elevada de paro siguen siendo Andalucía, Cataluña, Madrid, Valencia y Canarias.

Si nos centramos en el del colectivo sénior, el número total de desempleados mayores de 45 años ascienden a 1.302.400. Es decir, 43.500 personas más que a finales del año pasado.

¿Qué observamos si nos fijamos en cómo estaban los séniors hace 10 años con una tasa de desempleo similar? A finales del 2008, había 723.500 parados mayores de 45 años. Con estas cifras observamos una tendencia al alza que es urgente frenar. Hoy en día los desempleados séniors representan el 38,9 % de los parados mientras que hace 10 años estaban en el 22.6%. Para entenderlo mejor os mostramos una gráfica en la que se refleja esta subida por grupos de edad a partir de 45 años.

Todos conocemos las dificultades que tienen los jóvenes para acceder al mercado laboral y lo mucho que preocupa a las instituciones, partidos políticos, empresas, etc. Basándonos en esto que queremos dejar un dato que ayude a la reflexión. A finales del 2008, los juniors representaban al 37.5% de los parados. En la actualidad ese porcentaje ha bajado considerablemente situándose en el 27,3 %. Los séniors están viviendo la situación inversa.

Esta información refuerza nuestro propósito de ayudar a los mayores de 45 años, porque son el nuevo colectivo en riesgo de exclusión laboral y social. Estos datos son alarmantes y no pueden dejarnos indiferente a las organizaciones que trabajamos en temas de empleo, a los que leéis este blog y a cualquier agente social que quiera un cambio real en nuestro mercado laboral.
Pero volvamos a los datos del último trimestre.

Si nos fijamos en el sexo de los parados, sin tener en cuenta la edad, las mujeres salen perdiendo una vez más: 1.783.900 frente al 1.570.500 de hombres.

Si cruzamos las variables sexo y edad, los datos siguen siendo inquietantes:

– Hombres mayores de 45 años: 604.900 (1T2019) frente a los 587.300 (4T2018): subida en 17.600 personas.

– Mujeres mayores de 45 años: 697.600 (1T2019) frente a las 671.7000 (4T2019): subida en 25.300 personas.

En el siguiente vídeo Juani, una mujer de 57 años y más de 5 años en paro relata cómo sobrevive en su día a día. También María Ángeles cuenta cómo “va tirando con el sueldo de su marido y la ayuda de sus suegros”. Para pensar…

Los siguientes gráficos nos ayudan a ver de forma clara cuáles son los rangos de edad de más de 45 años donde se concentran mayor número de parados.

 

Las franjas de edad donde mayores subidas del paro sénior se ha producido ha sido entre las personas de 45 y 55 años, 809.500 parados.

Los parados de larga duración de más de 45 años son 755.200, representando el 57,98 % del total de los mayores de 45 años parados. A pesar del porcentaje tan elevando, es una buena noticia porque el trimestre anterior había 777.800, lo que supone una bajada de 22.600 personas. Una pequeña nota de color que también es importante contar. Eso no quita que debemos ser conscientes de la dificultad que implica ser un/a parado/a de larga duración y las consecuencias que acarrea como la pérdida de ingresos, la falta de ayudas económicas para afrontar gastos en productos de primera necesidad, el aislamiento social, las enfermedades psicológicas, etc.

Analicemos brevemente, el nivel educativo de los parados séniors de los dos últimos trimestres. Actualmente, 264.600 parados tienen estudios universitarios frente a los 250.00 del cuarto trimestre de 2018.

Si nos fijamos en perfiles con baja cualificación también observamos una subida similar: 743.500 en el primer trimestre de 2019 frente a 730.900 en el cuarto trimestre de 2018.

Aunque la subida es similar, el número de desempleados con baja cualificación académica es altísima y eso dificulta aún más su vuelta al mercado laboral. Dentro de los parados séniors podríamos decir que son los grandes olvidados.

Con este panorama debemos hacer algo desde las empresas, desde el gobierno y desde la propia sociedad para ayudar a retornar a los mayores de 45 años al mercado laboral.

Desde la empresa se debe empoderar al talento sénior, ofreciéndole herramientas para que pueda poner al servicio del resto de los trabajadores su experiencia y saber hacer. Sumando a la formación que ya tiene, habilidades tecnológicas, idiomas y otros conocimientos que posiblemente carece y puede aprender.

Si quieres conocer 5 buenas prácticas para cuidar el talento sénior puedes encontrarlas aquí

Debemos valorar al talento sénior en España. Es hora de que las empresas sean conscientes que enviarlos al paro es poner una tirita a un problema usando medidas cortoplacistas. Sin embargo, la herida puede hacerse más profunda porque se corre el riesgo de una posible descapitalización de talento a medio y largo plazo.


Si quieres tomar acción frente a la problemática que planteamos en este artículo, te invitamos a asistir al próximo evento “Edadismo, discriminación por edad en el mercado laboral” organizado por nuestra Fundación donde hablaremos del talento sénior. Será el día 4 de junio de 2019, de 9 a 11h en las instalaciones de Deusto Business School (C/ Castelló 76 – Madrid).

Las plazas son limitadas, hazte con la tuya aquí

¡Te esperamos!

 

Deja tu comentario

¡Apuntante a nuestra Newsletter! Te contaremos lo que estamos haciendo y las noticias más recientes.

¡Apuntante a nuestra Newsletter! Te contaremos lo que estamos haciendo y las noticias más recientes.